Visión M50. Creemos en una ciudad pensada, diseñada y construida mediante gobernanza, con espacios públicos de calidad, accesibles, versátiles, con un sistema de movilidad integral que privilegie a peatones, ciclistas y usuarios de un transporte público eficiente, seguro y asequible, una ciudad equitativa e inclusiva, planeada y desarrollada de manera sostenible con respeto hacia el medio ambiente y las personas.

 

Declaración de Principios

Creemos en una Ciudad con:

Un desarrollo urbano sostenible, que determine condiciones de vida capaces de conciliar el desarrollo social con el territorial, sin comprometer los recursos ambientales y humanos disponibles y que posibilite la satisfacción de necesidades de todos. Tal desarrollo urbano deberá replantear los paradigmas de la planeación vigente para garantizar la construcción de un modelo de ciudad que transite de la dilapidación de recursos medio ambientales a la conservación efectiva de los mismos, como espacios de vida compartidos.

Espacios públicos de calidad, capaces de generar escenarios de construcción ciudadana, de vida comunitaria y de encuentro con la otredad, en el que todos los habitantes tienen cabida para desarrollar su vida de acuerdo con individualidades y colectividades. Espacios públicos capaces de multiplicar beneficios de carácter social, económico y medio ambiental, así como de articularse sistémicamente como un todo integrado.

Una accesibilidad segura, eficiente y atractiva, que conecte todos sus espacios con alternativas de movilidad diversas y asequibles, que priorice los hábitos de la mayoría por encima de los de las minorías, que equilibre las relaciones entre las estructuras urbanas destinadas para traslados de personas y mercancías, que ponga a peatones, ciclistas y usuarios de transporte colectivo por encima de los vehículos automotores individuales. Una ciudad que facilite la movilidad de todos, independientemente de capacidades e intencionalidades particulares.

Estructuras para la participación activa y efectiva de sus habitantes, con incorporación en todos los procesos de toma de decisiones de acuerdo con agendas que se construyan con Gobernanza, incorporando el debate de ideas y la conciliación de intereses como norma y punto de partida en todo momento. Una ciudad que disponga de esquemas y estrategias de participación diversas, capaces de responder, tanto a casos particulares como generales.